miércoles, 22 de agosto de 2012

SNI afirma que cerca de 2 mil millones de dólares permitiría ahorrar industria petroquímica


La Sociedad Nacional de Industrias (SNI) consideró que pronto debe crearse una industria petroquímica en Perú para reducir la dependencia externa de los insumos y productos de plástico que el país importa, y en los que gastó alrededor de 1,951 millones de dólares a lo largo del 2011.

La implementación de esta industria basada en etano, a partir del gas de Camisea, tendría importantes ventajas para el país, que no solo deben verse desde la perspectiva del ahorro de divisas que se podría lograr por efecto de sustitución de importaciones, sino también por la mayor exportación de productos petroquímicos hechos en Perú, indicó.

Ello teniendo en cuenta que son bienes fuertemente demandados en el mercado internacional, ya que todos los países de Latinoamérica, sin excepción, son importadores netos de productos de plástico, precisó el Instituto de Estudios Económicos y Sociales (IEES) de la SNI.

Según recientes datos del International Trade Centre, Perú es el sexto importador neto de productos de plástico en América Latina, por debajo de México que lidera la lista con 18,486 millones de dólares.



Le siguen Brasil (8,104 millones de dólares), Argentina (2,733 millones), Chile (2,243 millones) y Colombia (2,190 millones).

Subrayó que por medio de la petroquímica no solo se puede obtener insumos de plásticos, sino también abonos, pesticidas, herbicidas, fibras sintéticas, explosivos, desinfectantes, disolventes, empaques, envases, llantas, entre otros productos.

El IEES opinó que la generación de productos petroquímicos se constituye en una plataforma básica para el crecimiento y desarrollo de cadenas productivas industriales en el rubro de plásticos, así como en fertilizantes, sustancias químicas, construcción, automotriz, electrónica, cosmética, textil, confecciones, agrícola, etc.

Entre otras ventajas que genera la industrialización del gas de Camisea en productos plásticos, el IEES dijo que este procedimiento promoverá mayor valor agregado que se verá reflejado en los mejores precios que como país cobrará por el proceso de transformación.

“El polietileno generado a partir del gas natural se cotiza, en promedio, cuatro veces más que el propio gas natural. Inclusive el valor de mercado de los productos plásticos transformados y acabados multiplica por ocho o nueve veces el valor de la materia prima, lo cual refleja el grado de rentabilidad que genera la petroquímica”, señaló.

Entre las ventajas que genera la petroquímica está la creación de empleo directo e indirecto, se generan nuevos puestos de trabajo en la etapa de preparación y acondicionamiento del terreno, en la construcción de la planta y en la operación de la misma.

Pero también se crea trabajo en forma indirecta mediante la compra de bienes y servicios a empresas e instituciones proveedoras de la planta petroquímica, debido al eslabonamiento que tiene con las diferentes actividades económicas.

Asimismo, implementar una industria petroquímica demandará una nueva infraestructura básica en el país puesto que se tendrán que ampliar y mejorar carreteras, puertos, edificaciones, redes de alcantarillado, etc., lo cual generará a su vez mayor actividad productiva de otras industrias.

También se dinamizaría la economía nacional porque implementar una industria petroquímica en el país se constituye en un factor de apalancamiento de la economía ya que estimularía las actividades productivas y comerciales de la zona geográfica donde se ubique la planta, propiciando la generación de clusters de negocios en la zona.

Para el IEES disponer de una industria petroquímica en Perú es una necesidad de primer orden para iniciar el despegue de la industrialización del país, factor que representa un elemento promotor y facilitador para alcanzar un adecuado nivel de bienestar y desarrollo socioeconómico.

En ese contexto, resaltó la importancia que tiene esta industria como primer eslabón de diversas cadenas productivas.

“Tiene una importancia estratégica no solo porque se reducirá la dependencia externa que el país tiene sobre insumos plásticos y que permitirá contar con una industria de mayor valor agregado y de transformación”, comentó.

Para ello, consideró que se requiere un trabajo coordinado entre las diferentes agentes económicos involucrados en el tema con una visión de largo plazo y objetivos compartidos, en un marco de institucionalidad.

Precisó que las economías más industrializadas del mundo son las que registran las mayores exportaciones de insumos y productos de plásticos, lo cual configura el grado de industrialización que estos países han alcanzado.

Las diez principales economías exportadoras del mundo en el 2011 concentran el 63.1 por ciento del total exportado: Alemania (12.2 por ciento), Estados Unidos (10.4 por ciento), China (ocho por ciento), Bélgica (seis por ciento), Japón (5.4 por ciento), República de Corea (4.9 por ciento), Holanda (4.7 por ciento), Francia (cuatro por ciento), Taiwán (3.9 por ciento) e Italia (3.7 por ciento).

Fuente: [Andina].

No hay comentarios :

Publicar un comentario